martes, octubre 28, 2014

Kim Webbing en Residencia Corazón/ La línea del horizonte/ 31 de Octubre-19.30 hrs.



La línea (del horizonte)
 
En las llanuras no había nada más para ver: una expansión sin límites de pasto bajo enormes nubes bajas, y ninguna indicación de que una ciudad pudiera estar cerca.
(Roberto Bolaño: El gaucho insufrible)
 
El espacio abierto y amplio es algo que no existe en Alemania. Crecí en el campo, pero incluso allí, el próximo pueblo estaría siempre no más lejos que uno o dos kilómetros. Miré el mapa de Argentina y elegí un pueblo que estuviera lo más lejos posible de otro en La Pampa, Santa Rosa, y me fui a manejar 800 kms. a través del vacío.
Las llanuras interminables y el cielo sin fin pasaban volando, nada de qué agarrarse excepto la línea del horizonte. Mi GPS anunció el próximo cruce en 70 minutos, la próxima curva del camino en 95 minutos. Uno podía sentir la presencia del tiempo directamente donde nada cambiaba, excepto la luz.
Mi bordado es espejo de esta experiencia del tiempo, ya que lleva muchas horas terminar un trabajo de este tipo. Busco nuevas formas de expresión con una aguja e hilo que sean apropiadas para nuestro entendimiento contemporáneo y nuestra percepción del tiempo. Para mí, hacer puntadas es una forma de hacer el paso del tiempo visible.

On the plains there was nothing else to be seen: a vast, boundless expanse of scanty grass under massive, low clouds, and no indication that a town might be near. 
(Roberto Bolaño: The Insufferable Gaucho/ El gaucho insufrible)

Wide open space is something that does not exist in Germany. I grew up in the countryside, but even there the next village would never be farther away than one or two kilometers. I looked at the map of Argentina and chose the town that would be farthest away from any other town in La Pampa, Santa Rosa, and took off to drive 800 km through emptiness.
Endless plains and an endless sky would fly by- nothing to hold on to except for the straight line of the horizon. My gps would announce the next crossing coming up in 70min, the next bend of the road in 95min. One could feel the presence of time directly when nothing changed other than the light. 
My embroidery mirrors this experience of time since it takes many hours to finish a piece of work. I am seeking new forms of expression with needle and thread that are suitable for our contemporary understanding and living of time. For me, stitching is a way to make the passing of time visible.